miércoles, 2 de noviembre de 2011

El limpiabotas


Barcelona, la ciudad de la modernidad, tiene estas cosas, vas caminando por La Rambla y de pronto te encuentras un limpiabotas, no sé, pero a mí me parece increíble. Hay que profesiones que con el paso de los años se van perdiendo y otras que se van reciclando, confieso que jamás he tenido la tentación ni el placer de que alguien me limpiara los zapatos. Pero ahí está él, resistiendo, la foto tiene unos meses, me pasa mucho que tiro de archivo y cojo fotos que tengo guardadas, de alguna manera esta parece sacada de otro tiempo.

En internet hay multitud de opiniones de vuelos baratos a Barcelona, si tienes pensado viajar a la ciudad quizás puedas encontrarte con personajes tan pintorescos como este por cualquier rincón o calle.

7 comentarios:

  1. Es curioso, tienes razón,a mí que me encanta la ropa, por ejemplo, es verdad que en Barcelona hay unos mercadillos y tiendas increíbles con ropas estilosas de temporadas pasadísimas y a buen precio. Cosas de Barna.
    Bonita foto, sin duda.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo creo, que cada ciudad tiene su profesional. Buena toma. Saludos

    ResponderEliminar
  3. como una copia simple vista en el tiempo! foto maravillosa, con una gran historia!

    un abrazo
    isabella

    ResponderEliminar
  4. Es una de las muestras de identidad de las Ramblas. Con el paso del tiempo siguen siendo un icono que no ha desaprecido. Gran fotografia. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Sí, es una estampa que parece salida de hace cincuenta años. En Gran Vía también hay limpiabotas, aunque no creo que limpien muchas botas y más bien serán zapatos.

    Buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
  6. Me gusta que en una ciudad en teoría tan cosmopolita y tan moderna como Barcelona tenga su hueco para oficios más tradicionales, como el afilador, el repartidor de butano, y el limpiabotas. Preciosa foto, Javier.
    Un abrazo y que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Con las "bamaba" que llevamos ahora, poco aguantarían una buena limpieza de aquellas. ¿no?
    Un abrazo

    ResponderEliminar